MENSAJE A LAS FAMILIAS

Estamos en el mes de mayo, mes de las flores, y en el que veneramos de manera especial a nuestra madre en la tierra y a nuestra madre celestial, la que nos cuida y protege desde el cielo, la que siempre intercederá por nosotros ante Dios: la Virgen María. También en mayo damos inicio, como ya resulta tradicional, a la XXI Jornada Nacional de la Familia el 14 de mayo, Día de las Madres; y, culminará este año, por primera vez, el 26 de Julio, día en que homenajeamos a los abuelos, por festejar la Iglesia los santos Joaquín y Ana, abuelos maternos de Jesús. Recuérdese que en las Jornadas anteriores terminaba el Día de los Padres.

Por ANA MARÍA BALDRICH y RUBÉN GRAVIÉ



Leer última publicación

En el tiempo de la gracia te escucho, en el día de la salvación te ayudo. Pues mirad: ahora es el tiempo de la gracia, ahora es el día de la salvación. (2 Cor 13,12)

Su Santidad Benedicto XVI en discurso sobre la verdad del matrimonio y la familia

“La verdad del matrimonio y de la familia, que hunde sus raíces en la verdad del hombre, se ha hecho realidad en la historia de la salvación, en cuyo centro están las palabras . En efecto, la revelación bíblica es, ante todo, expresión de una historia de amor, la historia de la alianza de Dios con los hombres; por eso, la historia del amor y de la unión de un hombre y de una mujer en la alianza del matrimonio pudo ser asumida por Dios como símbolo de la historia de la salvación”. “El matrimonio y la familia no son, en realidad, una construcción sociológica casual, fruto de situaciones históricas y económicas particulares. Al contrario, la cuestión de la correcta relación entre el hombre y la mujer, hunde sus raíces en la esencia más profunda del ser humano y sólo a partir de ella puede encontrar su respuesta”.
Carta al cardenal presidente del Consejo Pontificio para la Familia convocando el V Encuentro Mundial de las Familias, 17 de mayo de 2005 (ECCLESIA, nº 3.260)