Cuarto trimestre


Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha dado...y se llamará su nombre: Maravilla de Consejero, Dios fuerte, Siempre Padre, Príncipe de la Paz.

LEER


Movimiento Familiar Cristiano, (MFC):

amor y vidaFundado el 23 de febrero de 1991, hace ya 22 años, el Movimiento promueve los valores humanos y cristianos en la familia, sobre todo a travésde procesos de vivencia y formación. El Movimiento cuenta con 21 grupos de base y tiene a su cargo, por mandato expreso de nuestro Arzobispo, la animación de la pastoral familiar en la Aquidiócesis. Debido a ello, atiende directamente a grupos de matrimonios en más de 60 comunidades en cuanto a formación y compromiso eclesial, y brinda diversos servicios tales como: preparación prematrimonial, Escuelas de Padres, Jornada Anual de la Familia, Convivencia Anual de Familias, materiales para la vivencia en familia de los tiempos fuertes,Amor y vida y otros. Especial mención merecen la Jornada Anual de la Familia, con quince años de celebración en la Arquidiócesis y diez en las restantes Diócesis, por su arraigo e impacto en las comunidades y su proyección extraeclesial, así como la Convivencia Anual de Familias en las que el promedio de participación desde su inicio ha sido de unas 2,000 personas. El MFC integra el Movimiento Familiar Cristiano a nivel mundial a través de su participación en el MFC Latinoamericano.

 

 

Valores como la fidelidad entre los esposos, la generosidad para desear los hijos, aceptarlos con gozo y educarlos, la capacidad de sacrificio en pro de los demás, el olvido de si mismo y todo lo que ennoblece la vida propia y las relaciones de amor y aún de servicio desinteresado a la sociedad encuentra un asidero seguro en la fe cristiana.(...)Cuando se funda en el amor de Dios la relación hombre-mujer, la paternidad y la maternidad,con los consuelos y sacrificios que esto comporta, pueden los esposos redescubrir que la fidelidad es posible, que es hermoso engendrar y educar a los hijos, que el amor es perdurable por naturaleza y no transitorio, que cuidar el amor es la base de una vida matrimonial feliz, también desde el punto de vista erótico, sexual. La sexualidad humana se explica desde el amor. Sólo así encuentra su verdadera realización. Si creemos que Dios es amor, creeremos que en el poder creador y renovador del amor. Y el amor hace posible todo porque hemos nacido para amar.(Palabras pronunciadas por S.E.R. Cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo de La Habana, el 10 de enero de 2007)