Boletín PJCV, Edición No 2, Iglesia Católica, La Habana, diciembre 2008

Gen Rosso y su mensaje en los jóvenes cubanos
Por: Laura Domingo Agüero
Comunidad: Nuestra Señora del Rosario. Vedado

El grupo Gen Rosso ha dejado un agradable recuerdo en el público que pudo disfrutar de sus actuaciones en el capitalino teatro Mella los días 20, 21, 22 y 23 de noviembre. Su presencia ha incentivado a todos los cristianos y al Movimiento Focolar en Cuba. Así también lo estima Álvaro Verdes Tribons, miembro de la Comunidad del Rosario en el Vedado, y parte del Movimiento desde el año 2005: “Su música es muy afín a los jóvenes – nos comentó - y fue recibida con gran entusiasmo, lo cual demuestra que nos podemos divertir con propuestas diferentes a las difundidas.”
El origen de los Focolares, del cual son resultados los integrantes de este equipo artístico, nos remite a la ciudad italiana Trento. En este lugar un grupo de muchachas lideradas por Chiara Lubich se sintieron llamadas a convivir en una mayor comunión su fe católica, mientras el mundo conocía los horrores de la Segunda Guerra Mundial. En torno al intento por demostrar que a pesar del dolor provocado por las campañas bélicas era posible construir la armonía, se asienta esta hermandad. Años más tarde las focolarinas se asentaron en una ciudadela en Loppiano, donde surgió el Movimiento Gen, que brindaba la posibilidad de afiliación a nuevos interesados.
Algunos de estos jóvenes con inquietudes musicales formaron una banda, con la cual acostumbraron a transmitir los mismos mensajes de caridad. Chiara, en el año 1966 les regaló una batería de color rojo, que desde entonces dio nombre al grupo artístico. Los integrantes han viajado por los cinco continentes difundiendo sus tentativas de construir una comunidad internacional en torno a Jesucristo.
La anhelada visita de Gen Rosso a nuestro país, en el que está presente el Movimiento desde 1999, incitó a descubrir los valores predicados por la Iglesia Católica. Las letras de sus canciones, mezcladas con ritmos muy movidos, han revelado otras facetas del dolor, y la posibilidad de crecer espiritualmente en los períodos más oscuros y ciegos de nuestras vidas. También han propuesto el esfuerzo por encontrar medios de realización personal y profesional que excluyan la corrupción y el egoísmo, y la tolerancia de las dificultades sin dar paso a la infelicidad. Porque el peligro de que los jóvenes huyan siempre de los fracasos, del sacrificio y de la consagración, es que un día huirán incluso de ellos mismos. Es sabio aceptar las adversidades como se acepta la primavera y el invierno.
“Es una invitación novedosa – añadió Álvaro en otro momento de nuestra conversación - porque no estamos acostumbrados a convivir con esa dimensión del amor.”
El espectáculo Streetlight nos ha dejado la certeza de que en el mundo hay quienes llegan a materializar sus sueños y esperanzas. Siempre es posible dejar un recuerdo imborrable en otras personas, sólo se requiere un poco de voluntad y empeño.


Grupo Gen Rosso en el musical Street Light
Contactos
Para inscribirse en este boletín, haga clic aquí
Para darse baja de este boletín, haga clic aquí
Si tiene preguntas o comentarios, escríbanos a: 'Pastoral Juvenil Cerro Vedado'