Get Adobe Flash player

Cocina


Quimbombó
con pollo y plátano

LEER

Artículos


Amistad Divino Tesoro

LEER



Las siete maravillas del mundo
LEER


Ya estamos en el 2013. Vamos dando cumplimiento a las tareas e intentamos aprovechar las oportunidades que nos brinda el entorno para hacernos más presentes como Iglesia. Hemos diseñado nuevos proyectos que de llevarse a cabo redundarán en el éxito de nuestra labor como Movimiento. En esta etapa estamos priorizando entre otros aspectos, las visitas a los grupos de la diócesis. Este compartir entre hermanas nos fortalece porque una vez más corroboramos lo que se puede realizar con amor, unión y creatividad; ahí radica la grandeza de lo pequeño. Por diversas vías los lectores expresan su satisfacción por contar con Nosotras, publicación con la que se identifican y ello nos compromete aún más. En las manos del Señor colocamos nuestra revista y con fe en su misericordia le pedimos poder continuar con nuestro empeño.

Leer artículo

Leer artículo

Leer artículo


leer artículo

En los últimos días del año y en los primeros días del presente, se ofrecían repetidamente algunos de los resultados anuales de la gestión económica -crecimientos en el PIB con respecto al año anterior, cantidad de turistas en cerca de tres millones que nos visitaron durante el año, cumplimientos de los planes de producción de diferentes entidades, etc. Esto me hizo recordar un relato que hace algún tiempo leí en un libro del colombiano Miguel Ángel Cornejo: (leer)

Leer artículo



En la extensa obra de Nuestro Héroe Nacional José Martí se encuentra lo que significaba Dios, Jesús, para él, para los hombres, y para los pueblos. Durante el presidio en 1869, experiencia que le marcó para toda la vida, meditó y escribió sobre el maltrato sufrido, la dignidad humana, el hombre como criatura de Dios, el bien y el perdón, plasmándolo en 1871, en su obra El presidio político en Cuba. “Dios existe en la idea del bien... el bien es Dios... Dejadme que os desprecie, ya que yo no puedo odiar a nadie; dejadme que os compadezca en nombre de Dios... Y si no me oís y si no lloráis, que el Señor Dios tenga piedad de vuestras almas...” (leer)

Leer artículo

Leer artículo

Leer artículo