NOSOTRAS
MOVIMIENTO DE MUJERES CATÓLICAS - CUBA


La mujer:
signo de paz, reconciliación y esperanza

Tercer Trimestre 2011


IMAGEN DE PORTADA

Venga, lea y elija


Mujeres vestidas de blanco.
Tema de nuestro asesor eclesial.


Juzgar a los demás.
Lo verdaderamente sano sería la discreción.


Tres días inolvidables.
Una visita inolvidable, donde se sembró
la amistad


Los tiempos cambian …
Emancipación de la mujer.
La búsqueda de un espacio en la sociedad.


A propósito de un nuevo aniversario
del  taller  “La Esperanza”.

El trabajo que realizan sus integrantes y
lo que ha significado para ellas.




LA ETAPA VACACIONAL

    Las mujeres, en general, estamos siempre cargadas de preocupaciones por las situaciones que día a día se nos presentan; la mayoría de las veces no podemos darle solución en el momento que queremos, lo cual nos hace sentirnos mal y agresivas, muchas veces, con las personas que nos rodean; sufrimos la angustia de cómo será el mañana. Esto no nos deja disfrutar el hoy que es lo más importante en nuestras vidas porque vivir el HOY nos hará ver mas claro el mañana.

    Sin embargo, una de esas preocupaciones que nos    llevan a tomar rápidas decisiones en nuestras vidas es el comienzo de un nuevo período de vacaciones y, una vez más, las madres, abuelas, tías, asumen, generalmente, toda la obligación y preocupación que conlleva esta etapa de descanso escolar.

    En contraste con la satisfacción y alegría que para cualquier niño implica sus vacaciones escolares, aparece, para la mujer cubana de hoy la zozobra que supone el poder dar respuesta a la pregunta: ¿ qué hago con mis hijos en estas vacaciones?

    La situación del trasporte, los pocos lugares de     distracción, los bajos salarios que apenas alcanzan para cubrir las necesidades básicas de alimentación, los   reclamos de paseos y diversiones de nuestros pequeños  que, en gran medida, quedarán incumplidos; las promesas de que en el próximo verano disfrutarán de mejores y mayores oportunidades de esparcimiento son factores existentes en nuestra realidad para los que, en la mayoría de los casos, no tenemos respuestas convincentes que dar.

    Se hace necesario trabajar, con profundidad, los valores cristianos con nuestros pequeños, en familia y aprovechar los espacios en los que estamos el mayor tiempo posible con ellos, con el objetivo de enriquecerlos como personas. Y lo podemos hacer a través del comentario de una película vista, de los seriales que a veces tenemos oportunidades de adquirir, de los sucesos del barrio, del diálogo con los vecinos, de los paseos que podamos realizar; todo lo que tengamos a nuestro alcance puede servirnos para la realización de una   valoración cristiana de nuestra realidad. Tratemos de fomentar y trabajar en el comportamiento de lo más preciado de la sociedad: nuestros niños, en el día a día, como Jesús nos enseñó, y preocuparnos de vivir con  alegría el momento y dejemos el mañana, pues Dios proveerá.

Sara Vázquez
Directora

Para una vida sana y un cuerpo sano:
 Se necesita el amor y la fe de Dios.
                               Por: Carmen Rosa Berty.   

La entrevista.
“Como mujer, me siento orgullosa de ser seguidora de Jesús ”.  


¿Qué tiene la Madre Teresa de Calcuta?
Conozcamos mejor a una mujer consagrada a Dios


¿Es tu pareja perfecta?
La mujer y el matrimonio


No estás … !Pero estás!
Dedicado al Padre Mariano Arroyo
a los dos años de su partida.


Hagamos una cubre cama.
El arte de tejer piezas para nuestro hogar.




“Entre Nosotras” y “Menú de familia.”


Contáctenos aquí...

¿Cuántos conocen que están falta de amor y de fe de Dios?.    Nosotros podemos ayudarlos, si de verdad tenemos firmeza en que Dios nos ama y nos sana. Con la fe y peticiones en oración, nos dice Jesús, seremos sanados de todo mal físico y espiritual. A un enfermo del cuerpo o del alma lo podemos ayudar con  un trato delicado y hablarle del amor que Dios nos da a todos, de sus milagros y poder misericordioso.

Existen momentos en que estamos llenos de preocupaciones o heridos por maltratos, venganzas, rencores o, tal vez, hemos perdido a seres muy queridos. Nos hallamos sin salida, sin remedio.

Pero existe la salida.

Amar, creer, tener la fe en Dios y en su Hijo    Jesucristo, saber que Él nos ama, nos da felicidad y con ello podemos hacer felices a los que nos rodean.   

  El amor de Dios es paz, alegría, tolerancia, consuelo y bienestar y este amor  va acompañado con la fe, que nos da el control en la mente, en el corazón.   

  Que nunca nos falte la fe y el amor de Jesucristo, para realizar nuestras acciones; meditemos, caminemos con Él y tendremos un cuerpo y un alma sana.   

  Entonces, el enfermo del cuerpo o del alma, tendrá mejoría, pues sabrá que alguien lo ama y, con ello, se ayudará a sí mismo.   

Es este nuestro trabajo; sanar en nombre de Jesús, nuestro Dios, que nos da su salvación, y su amor, para seguir adelante. Amén.

DIRECTORA
Sara Vázquez Matar

ASESOR ECLESIAL
Joan Rovira, sj

DISEÑO Y EDICIÓN DE IMPRESO

Adrián Pérez
DISEÑO EDICIÓN DIGITAL
Raúl León Pérez
NOSOTRAS es la publicación, con una secuencia trimestral, del Movimiento de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de La Habana, Cuba.
Su objetivo principal es el de ser un medio de evangelización y promoción de la mujer en todos los ambientes en que ella se desenvuelve.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.
DISTRIBUCIÓN
Magdalena Moreno
CORRECCIÓN
Caridad Sayas
CONSEJO DE REDACCIÓN
Edelma Acosta
María del Carmen Vasconcelos
REDACCIÓN
Casa Laical. Teniente Rey e/ Bernaza
y Villegas. Habana Vieja.
Teléfono: 863-1767.