Desde el Seminario...

 

 

Virgen de la Caridad del Cobre, Madre de Dios y madre nuestra, Reina y Patrona de Cuba, en este Año Jubilar por los cuatrocientos años de tu presencia entre nosotros, venimos ante tu altar para presentarte con fe y amor nuestras necesidades y anhelos.

Bendita seas Madre de todos los cubanos que desde tus brazos nos ofreces a tu hijo Jesús, que por amor a nosotros y por nuestra salvación, nació pobre en Belén, murió en la Cruz y que resucitado y glorioso es el Camino, la Verdad y la Vida.

Santa María de la Caridad, discípula y misionera, enséñanos a escuchar y a vivir según su Palabra, a no pasar indiferentes ante el sufrimiento humano, a tender la mano para perdonar y ser perdonados, a respetar a todos por amor, a superar la división, el rencor y la enemistad, a unirnos como hermanos, a ser más humanos y mejores cristianos, enséñanos a amar y a vivir la caridad.

Dichosa tú, Virgen María de la Caridad, madre del amor hermoso, ruega a Dios por nosotros. Amén.

 

 

 

 
Hermanas Franciscanas del Mártir San Jorge

Madre AnselmaLa Madre M. Anselma, tocada por el amor a Cristo Crucificado e inspirada por el gozoso testimonio de San Francisco de Asís, fundó las hermanas de San Francisco del mártir San Jorge en un pueblecito en el noroeste de Alemania.
Hoy, cerca de 1600 hermanas en 7 países siguen a Nuestro Señor en este camino franciscano.
Nuestra vida consagrada brota del Sagrado Corazón de Jesús, de quien se dice en las Sagradas Escrituras: “Contemplarán al que traspasaron” (Jn 19,37).


BUSCANDO SU CORAZON

Estás buscando saber el designio de Dios en tu vida y quieres seguirlo?
Nosotras recibimos con entusiasmo cualquier joven que cumpla los siguientes requisitos:
. Tener entre 18 y 30 años de edad (puede haber excepciones)
. Gozar de buena salud física, mental y moral
. Tener una apropiada madurez personal.


FORMADA EN EL CORAZON DE JESUS

La joven católica que impulsada por el mismo Espíritu que inspiró a San Francisco y a la Madre M Anselma, sienta la llamada a formar parte de nuestra comunidad, comienza su formación en nuestro Noviciado en Alton, Illinois, USA.
El Postulantado es una iniciación gradual de la joven a la vida religiosa. Usualmente dura un año.
El Noviciado, que dura dos años es una importante formación para la vida religiosa de la novicia, para hacerla caminar en el espíritu y en la misión de nuestra Congregación Franciscana.
Durante el segundo año, la novicia es enviada a hacer misión en uno de nuestros conventos para que pueda participar en la vida religiosa junto a las hermanas consagradas
Los últimos 6 meses de noviciado son una preparación intensa para la  Primera Profesión. En ella la novicia se hace Esposa de Cristo a través de los votos de pobreza, castidad y obediencia.
Esos votos son renovados anualmente por un periodo de 6 años. Transcurrido ese tiempo de oración y servicio la joven religiosa pone su vida en manos de Dios para siempre en nuestra Comunidad con una Profesión Final.


SIRVIENDO AL CORAZON DE JESUS

Al igual que San Francisco, hemos sido llamadas por Dios a tomar parte activa en la reconstrucción de la IgleHermanas en Cuba junto a S.E.R Cardenal Jaime Ortegasia, nacida del Corazón de Cristo Crucificado.
El carisma de nuestra comunidad (que fluye de Su Costado abierto) es hacer visible a través de nuestro servicio el Amor Misericordioso de Cristo.
Hacemos esto mediante una variedad de servicios apostólicos: cuidados de salud, atención a los ancianos, educación, cuidado de niños, cuidado de sacerdotes jubilados, trabajo parroquial y diocesano, trabajo doméstico y de secretariado y servicios sociales.
Nuestra actividad en Estados Unidos de América comenzó en 1923.
Nuestra provincia americana tiene misiones también en el noroeste de Brasil, donde nuestras hermanas trabajan en los campos catequéticos, educacional y de salud.


UNIDAS A SU SANTISIMO CORAZON

En el mismo centro de nuestra vida consagrada está nuestra unión con el Corazón de Jesús. Esa unión es renovada y profundizada por medio de nuestro encuentro con El en la oración comunitaria y pOrdenación del padre Alexander en Holguínersonal.
Nuestra vida comunitaria alcanza su cúspide en la celebración diaria de la Santa Misa y en ella se renueva. Rezamos comunitariamente la Liturgia de las Horas cuatro veces al día, unidas a Jesús en su oración al Padre en favor de la humanidad.
Tenemos el privilegio de la oración diaria en la Exposición del Santísimo Sacramento en nuestra Capilla de Adoración Eucarística en Alton, Illinois.
Permanecemos en el amor que Jesús nos tiene por la meditación diaria, la lectura de las Sagradas Escrituras, el examen de conciencia , el Sacramento de la Penitencia y la meditación del Via Crucis. Nuestra devoción a la Santísima Virgen María la expresamos especialmente en el rezo diario del rosario.

El Amor Misericordioso de Cristo nos ha llamado a permanecer unidas en una comunidad de hermanas.
La vida comunitaria es esencial para una vibrante vida religiosa y nosotras la llevamos a cabo siguiendo nuestras Reglas y Constituciones con una sola mente y un solo corazón, tanto en nuestras oraciones, comidas y recreaciones en común,   como en nuestro estilo de vida y en nuestro compartir el espíritu y la misión de la vida en la Iglesia.
Como signo de nuestra consagración y vida comunitaria tenemos el privilegio de usar el hábito y velo religiosos.
Esa forma de vivir imitando a Cristo nos mantiene unidas
Mientras más vaya el Misericordioso Corazón de Jesús modelando nuestros propios corazones, más nos haremos una comunidad en el Señor.