Nuestros Obispos

 

La Habana, una de las siete villas fundadas por Diego Velásquez y Cuéllar en 1515 y trasladada, primero a las márgenes del río de la Chorrera (Almendares) en la zona que se llamó El Mordazo (Puentes Grandes) y después al sitio que hoy ocupa en la boca de su espléndida bahía el 16 de noviembre de 1519.

Se le concede el título de ciudad en 1590 y se le nombran capital de la Isla en 1607, que hasta entonces correspondía a Santiago de Cuba.

Aunque Roma y, más directamente, el Consejo de Indias no aprobaron el traslado de la sede episcopal cubana a la nueva capital, la gran mayoría de los Obispos situaron su domicilio en ella.

 
 
Arzobispo de La Habana
S.E.R. Monseñor
Juan de la Caridad García Rodriguez
Arzobispo de La Habana
S.E.R. Monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez,
Arzobispo de San Cristóbal de La Habana


Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez nació en Camagüey el 11 de julio de 1948, en el seno de una familia sencilla -su padre trabajador ferroviario y su madre ama de casa- donde nacieron varios hijos.

Ingresó siendo adolescente en el Seminario “San Basilio Magno” en El Cobre y, posteriormente, concluyó su formación teológica en el Seminario “San Carlos y San Ambrosio” de La Habana como parte del primer grupo que realizó todo el período de formación sacerdotal en Cuba y que sus 15 miembros fueron ordenados entre el mes de diciembre de 1970 y 1971, con excepción de Mons. Juan García quien fue ordenado en el templo parroquial de Morón el 25 de enero de 1972, cuando aún no había cumplido 24 años de edad.

Lema Episcopal:

“Ve y anuncia el evangelio”

(Mc 16,15)

Escudo Episcopal
Escudo Episcopal


Sus primeros años de ministerio sacerdotal los ejerció en la actual Diócesis de Ciego de Ávila (erigida por el Papa Juan Pablo II en el año 1995), tanto en Morón como en la misma ciudad capital de la provincia y Jatibonico. Posteriormente (1989) fue trasladado a la Parroquia de Florida y otras comunidades vecinas. Fueco-autor del Devocionario Popular “Los cubanos rezamos a Dios” y fundador y director de la escuela para misioneros de la Diócesis. 

El 15 de marzo de 1997 fue nombrado Obispo Auxiliar de Camagüey (con el título de Obispo Gummi de Proconsolare) y recibió la ordenación episcopal en el Templo de la Merced en la ciudad de Camagüey el 7 de junio de ese mismo año, con la imposición de las manos de Mons. Adolfo Rodríguez Herrera, quien también lo había ordenado de presbítero. Su lema episcopal es: “Ve y anuncia el Evangelio”.
A fines del año 1998 la Diócesis de Camagüey fue elevada al rango de sede metropolitana, es decir, Arquidiócesis, siendo Mons. Rodríguez Herrera su primer arzobispo. Años después, ante la renuncia del Arzobispo, Mons. Juan García Rodríguez asumió este servicio pastoral el 10 de junio de 2002.

Aspectos de su vida sacerdotal y episcopal

Presidió la 1ª Asamblea Nacional de Misiones celebrada en La Habana en el año 2006.
Elegido Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en el mes de febrero de 2006, período en el que representó al episcopado cubano en la V Asamblea General de Aparecida (2007) e invitó al Papa Benedicto XVI a visitar a Cuba, en las palabras que le dirigiera con ocasión de la Visita ad limina en el año 2008.

En febrero del 2007 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI como miembro del Consejo Pontificio Justicia y Paz.

Correspondió a Mons. García Rodríguez la celebración de la Beatificación del Hno. Olallo Valdés OH el 14 de noviembre de 2008. Así como iniciar el proceso de Beatificación de su antecesor, el actual Siervo de Dios Mons. Adolfo Rodríguez Herrera

Ha acompañado a lo largo de sus catorce años como pastor de la iglesia camagüeyana, varias obras iniciadas por su antecesor, como por ejemplo, el funcionamiento del Seminario “San Agustín” para acoger a jóvenes con vocación sacerdotal y acompañarlos en sus primeros años de formación. De igual forma la experiencia de una pequeña finca que apoya el autoconsumo de la Casa Diocesana y de otros comedores al servicio de los necesitados, etc.

Formó parte del primer grupo de peregrinos que hizo el recorrido de “La Ruta de la Virgen” desde Cayo Morales – Bahía de Nipe (Mayarí) hasta la Basílica de El Cobre, con ocasión del Trienio Preparatorio al Jubileo Mariano por el IV Centenario del Hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad.

Ha mantenido el vínculo de “Iglesia Hermanas” entre la Arquidiócesis de Camagüey y la Arquidiócesis de Indeanápolis (EEUU), así como llevar hasta casi su terminación el Hogar de Ancianos que construye la Arquidiócesis de Camagüey en memoria de su primer arzobispo ya fallecido.

Presidió las celebraciones por el 500º aniversario de la Ciudad de Puerto Príncipe (Camagüey) que conllevó la restauración de varios templos de la ciudad.

Actualmente es miembro del Comité Permanente de la COCC y Presidente de las Comisiones Nacionales de Misiones y Familia, razón por la que fue elegido como representante de la Conferencia Episcopal al Sínodo Ordinario de la Familia en el 2014.

Hombre que se ha caracterizado por su sencillez de vida, entrega apostólica, oración, vivencia de la virtud. De manera especial su sentido de fraternidad con los sacerdotes, tanto con gestos de gran comprensión, servicio y apoyo, como de autoridad discreta y firme.

Indudablemente que, de acuerdo a la caracterización hecha por el Papa Francisco, se puede decir que quien ha sido nombrado Arzobispo de La Habana es un pastor que “huele a oveja”.  
Emmo. Sr. Cardenal Jaime Ortega Alamino Arzobispo de La Habana
Emmo. Sr. Cardenal
Jaime Ortega Alamino
Arzobispo de La Habana
Emmo. Sr. Cardenal Jaime Ortega Alamino,
Arzobispo Emérito de San Cristóbal de La Habana


Nació en Jagüey Grande, Provincia de Matanzas, el 18 de octubre de 1936.

Su padre fue primero trabajador del Central azucarero vecino a su pueblo natal y después pequeño comerciante y su madre atendía las labores la casa y colaboraba en el comercio de la familia -

A la edad de cinco años su familia se trasladó a la ciudad de Matanzas, capital de la provincia y sede episcopal. Allí hizo sus estudios de primaria en el colegio “Arturo Echemendía”  Sus estudios de bachillerato los hizo en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas. Centro estudiantil de enseñanza pública.

Se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras en 1955 y, después de un año de estudios universitarios, ingresó en el Seminario Diocesano San Alberto Magno, regido por los Padres de las Misiones Extranjeras de Quebec, en el año 1956.

Lema Episcopal:

“Te basta mi gracia”

(2Co,12,9)

Escudo Episcopal
Escudo Episcopal


Después de los primeros cuatro años de estudios de humanidades y filosofía, fue enviado por su obispo al Seminario de Misiones Extranjeras de Montreal, Canadá, donde estudió la Teología.

Regresó a Cuba y fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1964 en la Catedral de Matanzas. Vicario Cooperador en Cárdenas hasta 1966. En 1967 es nombrado párroco de Jagüey Grande,  su  pueblo natal.

Como todos los párrocos en Cuba, durante esta etapa de escasez de sacerdotes, el P. Jaime Ortega atendió varias parroquias e iglesias simultáneamente.

En 1969 fue nombrado párroco en la Catedral de Matanzas, atendiendo a la vez la parroquia de Pueblo Nuevo, en la ciudad, y dos iglesias más del campo. Era al mismo tiempo presidente de la Comisión Diocesana de Catequesis y realizó un activo apostolado con los jóvenes de la diócesis. En aquellos años, aún más difíciles para la acción pastoral de la Iglesia, inició en la diócesis un movimiento juvenil que incluía ente otras formas de apostolado, campamentos de verano para los jóvenes y un trabajo evangelizador por medio de obras de teatro, representadas por los mismos jóvenes.

Durante varios años, junto con su actividad pastoral en la ciudad de Matanzas, fue profesor del Seminario lnterdiocesano San Carlos y San Ambrosio de La Habana, adonde viajaba cada semana para dictar cursos de Teología Moral.

El 7 de diciembre de 1978 fue nombrado Obispo de Pinar del Río por Su Santidad el Papa Juan Pablo 11. Fue consagrado el 14 de enero de 1979, en la Catedral de Matanzas y el 21 de enero tomó posesión de la diócesis. Tres años de trabajo pastoral en una diócesis de mucha religiosidad católica, con un laicado muy comprometido y participativo, dejaron una huella imborrable en el alma del obispo que fue promovido en 1981  a la Arquidiócesis de La Habana como Arzobispo, el día 27 de diciembre tomó posesión de su nueva sede.

Fue creado Cardenal por Su Santidad el Papa Juan Pablo II en el Consistorio del 26 de Noviembre de 1994. Fue  recibido como Cardenal en la S.M.I. Catedral de La Habana el 11 de diciembre de 1994.

A  su quehacer como Arzobispo de La Habana se debe la creación de  varias parroquias, la constitución del Consejo Diocesano de Pastoral, del Consejo diocesano de laicos,  que agrupa a los distintos movimientos de la Arquidiócesis, la reconstrucción de más de cincuenta iglesias y casas parroquiales, el establecimiento de una Casa Sacerdotal que acoge a los sacerdotes de la Diócesis y de toda Cuba para reuniones, retiros o simplemente en sus días de descanso, la creación de un Centro Laical de reuniones, con biblioteca, capilla y habitaciones de huéspedes, la construcción  de dos centros de encuentros y reuniones sobre todo para jóvenes, constituyen  algunas de las principales acciones emprendidas por el Arzobispo, que siempre ha tenido una especial preocupación por el laicado y, dentro del mismo, por los jóvenes. A él se debe el establecimiento en 1991 de Caritas  Habana,  comenzando a existir de este modo  Caritas Cuba; de igual modo creó en el 2011 el Centro Cultural “P. Félix Varela”, un centro destinado a la formación del laicado.

Preocupación principal del Arzobispo han sido las vocaciones al sacerdocio. A él se debe la construcción en La Habana del nuevo   Seminario San Carlos y San Ambrosio, que brinda sus servicios a todas las diócesis de Cuba,  y que constituye la mayor construcción realizada por la Iglesia Católica en Cuba desde el año 1959.   Ha  ordenado a más de 40 sacerdotes, número modesto, pero significativo para una diócesis, en particular si tenemos en cuenta que a partir de los años 60s en Cuba    la Iglesia ha tenido una acción pastoral muy restringida, situación que ha sido aliviada en los últimos años.

Por sus homilías, por sus  intervenciones y mensajes es conocido por el pueblo de su Arquidiócesis, que se interesa por sus puntos de vista y atiende a sus orientaciones, a pesar de que la Iglesia  no tiene acceso habitual a los medios de comunicación social. En la Arquidiócesis se comenzó a publicar la Revista “Palabra Nueva”  en el año 1992, que tiene una circulación mensual de 12.000 ejemplares y obtuvo el gran premio de la Unión Internacional de Periodistas Católicos que le fue otorgado en París,  en la sede de la UNESCO; así como otras publicaciones como la Revista Espacio Laical, del Consejo de Laicos;  Amor y Vida, del Movimiento Familiar Cristiano, etc.

El Cardenal Ortega ha sido Vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en varios  períodos, etc. Desde hace varios años es Consejero de la Pontificia Comisión para América Latina, y pertenece a las Congregaciones para el Clero y para la Pastoral Sanitaria. Ha sido laureado con doctorados Honoris Causa de las Universidades de St Thomas y Berry en Miami Florida,  de Providence,  en Rhode Island, de la Universidad de San Francisco, el premio anual de la Fundación Bonino Pulejo de Messina, el Gaudium et Spes, de los Caballeros de Colón, entre otros reconocimientos internacionales como el  Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Creighton, en los Estados Unidos y la Medalla de la Universidad Católica de Eichstätt, en Alemania.

Dada la singularidad de Cuba en el contexto mundial, ha tenido que sostener encuentros  con dignatarios de diversos países, incluido Presidentes, representantes de diversas Casas Reales, ministros, representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en Cuba, etc., quienes recurren a él interesados por el tema cubano.
Desde hace más de dos años protagoniza un proceso de diálogo con las más altas autoridades cubanas,  para facilitar la solución de diversas problemáticas, uno de los frutos de este diálogo  ha sido el proceso de excarcelación de los presos por motivos políticos.  

S.E.R. Mons. Alfredo Víctor Petit Vergel. Obispo Auxiliar de La Habana
S.E.R. Monseñor
Alfredo Víctor Petit Vergel
Obispo Auxiliar de La Habana
S.E.R. Mons. Alfredo Víctor Petit Vergel
Obispo Auxiliar Emérito de San Cristóbal de La Habana

 

Nació el 24 de julio de 1936 en La Habana.

Realizó los estudios primarios y secundarios en el Colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas de la misma ciudad.Cursó los estudios de Humanidades y de Filosofía en el seminario “El Buen Pastor”, en La Habana.

Fue enviado a Roma, al Colegio Pío Latinoamericano, obteniendo la Licenciatura en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Recibió la ordenación sacerdotal en Roma, el día 23 de diciembre de 1961.

Lema Episcopal:
“Junto a la cruz de Jesús estaba su madre ”
(Jn.19,25)


Escudo Episcopal
Escudo Episcopal


Tras su regreso a Cuba desempeñó sucesivamente varias responsabilidades pastorales. Fue Consiliario de la Junta Nacional de Acción Católica.

Párroco del Sagrario de la S.M .I. Catedral y Párroco de “El Salvador del Mundo”. Ha sido Profesor y Rector del Seminario “San Carlos y San Ambrosio”


Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de La Habana el 16 de noviembre de 1991. Fue consagrado obispo en la Catedral de La Habana el 12 de enero de 1992.

Actualmente es Vicario episcopal para la Vicaría Sur de la Arquidiócesis de La Habana , párroco de “San Francisco de Paula” y capellán del Hogar de Ancianos anexo. Es miembro del Departamento Episcopal Fe y Misión de la COCC , y Presidente de su Sección de Doctrina de la Fe.

S.E.R. Monseñor Juan de Dios Hernández Ruiz s.j. Obispo Auxiliar de La Habana
S.E.R. Monseñor
Juan de Dios Hernández Ruiz s.j.
Obispo Auxiliar de La Habana
S.E.R. Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz s.j.
Obispo Auxiliar de San Cristóbal de La Habana

Nació el 14 de noviembre de 1948 en la ciudad de Holguín.

Realizó los estudios primarios, secundarios y preuniversitarios en la propia ciudad y pasó a Santiago de Cuba a realizar sus estudios universitarios.

En 1965, ingresó en el Seminario San Basilio Magno de Santiago de Cuba.

En el año 1967 fue reclutado por el Servicio Militar Obligatorio hasta el año 1970, fecha en que reingresó al Seminario San Basilio Magno por unos meses, hasta que pasó a estudiar en el Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana , donde terminó sus estudios de Teología en 1976.

Lema Episcopal:
“Que Él crezca”
(Jn.3.30)



Escudo Episcopal
Escudo Episcopal


El 15 de julio de 1973 había ingresado en el Noviciado de la Compañía de Jesús. El 16 de julio de 1976 hizo sus primeros votos. El 31 de julio de 1976 fue ordenado Diácono y más tarde, el 27 de diciembre de ese mismo año, recibió la ordenación sacerdotal de manos de S.E. Mons. Pedro Meurice Estiú, Arzobispo de Santiago de Cuba, en la Santa Iglesia Catedral de dicha ciudad.

Fue miembro de la Comisión Central de la R.E.C., Reflexión Eclesial Cubana durante la preparación del gran evento del ENEC, donde participó activamente como delegado al mismo

Es Licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, donde realizó estudios entre 1986 y 1989.

De Octubre de 1990 al año 2003 Maestro de novicios de La Compañía de Jesús, director de la hoja dominical “Vida Cristiana” y superior de Villa San José.

Del 20 de agosto de 1993 hasta el 30 de junio de 1995 fue director espiritual del Seminario San Carlos y San Ambrosio, profesor de Teología Espiritual y miembro del Equipo de Formadores. Durante su estancia en La Habana fue profesor del Instituto María Reina para la vida religiosa.

El 31 de julio de 2003 fue nombrado director del Centro de Espiritualidad Pedro Arrupe; animador del sector de espiritualidad de la Región Cubana y Superior de Villa San José.

Ha prestado servicios sacerdotales en varias parroquias y capillas de Santiago de Cuba, Cienfuegos y La Habana.

El 3 de diciembre de 2005 fue nombrado Obispo Titular de Passo Corese y Auxiliar de la Arquidiócesis de La Habana por S.S. Benedicto XVI. El 14 de enero de 2006 recibió su Consagración Episcopal de manos de S.E.R. Cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, Arzobispo de esta ciudad., en la Santa Iglesia Catedral. Escogió como lema “Que Él Crezca” (Jn.3, 30)

Actualmente es Vicario Episcopal de la Vicaría Norte de la Arquidiócesis de La Habana ; Vicario para la Vida Religiosa de esta Arquidiócesis y Secretario General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), Miembro del Comité Permanente de la COCC y su Delegado ante el CELAM, preside la Comisión Mixta COCC-CONCUR como Vicario para la Vida Religiosa ; Miembro de la Comisión de Economía de la COCC.


 
Arquidiócesis de San Cristóbal de La Habana
Calle Habana No. 152 esq. a Chacón, La Habana Vieja. La Habana. Cuba. C.P. 10100
Teléfono:(53 7) 862-4000 - 862-4008 - 862-4009.

E-mail: info@arquidiocesisdelahabana.org
2010-2020©